Amaterasu, la diosa del sol (天照)

Amaterasu Ō-Mikami o Amateratsu (天照, Amaterasu Ō-Mikami o Amateratsu) es la diosa del Sol en el Sintoísmo y antepasada de la Familia Imperial de Japón según dicha religión. También conocida como Ōhiru-menomuchi-no-kami (大日孁貴神, ‘Ōhiru-menomuchi-no-kami’), su nombre significa Diosa gloriosa que brilla en el cielo.Amaterasu es una Megami (nombre femenino que reciben los Kamis de este género).

Amaterasu, Susanoo y Tsukuyomi

Continue reading

Share

El Nacimiento de los Dioses

El tiempo paso, y mientras Izanagi recorría cada lugar de estas nuevas tierras, Izanami se ocupó de no descuidar el culto. No había descanso para la Diosa mientras él viajaba. Rezaba constantemente pidiendo a los Antiguos Dioses protección para su amado, y agradecía con más plegarias cada regreso de éste, sano y salvo a su lado.Pero algo empezó a germinar en ella. Un sentimiento que hasta el momento desconocía y que se fue adueñando de su ser con más intensidad. Veía cada día cómo a su alrededor florecían los campos con árboles y flores de todo tipo de olores, colores y texturas distintas; nacían las crías de zorros y tejedores, del gorrión y del tordo; las tierras comenzaban a dar abundantes cosechas. Todo lo que había en la Tierra daba su fruto, aportando algo al entorno, formando parte de una melodiosa armonía. Todo lo existente tomaba parte en un diálogo del que sólo quedaba excluida la propia Izanami.
Izanagi y Izanami

 

 

 

 

 

 

 

Izanagi y Izanami
Continue reading

Share

Mito de la creación de Japón. La primera leyenda.

El primer hombre y la primera mujer, Padre Cielo y Madre Tierra. Descendieron desde la Llanura Alta, el paraíso donde moran los Dioses también conocido como Takamaghara, hasta el final del Puente del Cielo que desembocaba en la tierra, aún sin nombre y sin forma. Este inhóspito mundo estaba inundado por una niebla tan densa como la oscuridad en la noche más oscura; ni sonidos, ni el soplo del viento, ni olores… tan sólo se podían sentir el uno al otro inmersos en la nada.
Los primeros hombres eran seres perfectos como sólo los Dioses pueden serlo. Izanagi era fuerte como brotes de sauce; Izanami hermosa como el agua que cae de la cascada. Eran sabios, justos, inocentes y las más elevadas virtudes formaban parte de sus esencias. Por su propia naturaleza fueron elegidos para moldear a su antojo la Tierra. Ellos, de entre todos los Dioses, sabrían que hacer llegado el momento, aunque bien es cierto que al principio, reinaba en ambos una gran incertidumbre…
-¿Es esto la Tierra?- preguntó ella sumida en la duda.-Es aquí donde está nuestro trabajo Este es el mundo que hemos venido a dar forma.
Kojiki-Izanagieizanami
Imagen de de la creación tomada del Kojiki
Continue reading

Share

Mitología Japonesa

Los mitos japoneses convencionales se basan en el Kojiki, el Nihonshoki y algunos libros complementarios. El Kojiki que literalmente significa “registro de cosas antiguas” es el libro más viejo reconocido sobre mitos, leyendas, y la historia de Japón. El Nihonshoki es el segundo más antiguo. El Shintoshu explica orígenes de deidades japonesas desde una perspectiva budista mientras que el Hotsuma Tsutae registra una versión diferente sobre la mitología.

Nihonshoki_jindai_kan_pages

Páginas de Nihonshoki.
Continue reading

Share